Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
29 octubre 2016 6 29 /10 /octubre /2016 00:09

SANIDAD. Las personas con Daño Cerebral Adquirido (DCA), sus familias y sus asociaciones se reivindicaron como cada 26 de octubre con el objetivo de dar a conocer la realidad de este colectivo en el Día Nacional del DCA.

El Daño Cerebral Adquirido es la consecuencia de una lesión, normalmente súbita, en el cerebro que produce un menoscabo en la salud y en la calidad de vida de las personas.

Los accidentes cerebro vasculares (ictus), los traumatismos craneoencefálicos, los tumores cerebrales, las anoxias y otras lesiones de origen infeccioso son las principales causas de Daño Cerebral Adquirido.

Cada año más de 100.000 personas de las que ingresaron en el hospital por un ictus, un traumatismo craneoencefálico o por anoxias se enfrentan, al ser dadas de alta, a la construcción de nuevos proyectos de vida afrontando, en mayor o menor grado, dificultades de tipo sensorial, cognitivo, emocional y conductual.

Se ha realizado un estudio en el trienio 2010-2012 patrocinado por FEDACE donde por ictus se dieron 99.284 altas médicas con probabilidades de secuelas.

Por traumatismos craneoencefálicos 4.937 y por anoxia (carencia casi absoluta de oxígeno en los tejidos del cuerpo o incluso en la sangre) 1.442

En España viven más de 420.000 personas con daño cerebral. Sin embargo, este colectivo es poco conocido, y se encuentra mal atendido tanto en el ámbito sanitario como en el social. De ellos tienen certificado de discapacidad 113.132 personas de los que a 73.307 se les ha reconocido un grado de discapacidad superior al 65%.

En el año 1995 se creó en España La Federación Española de Daño Cerebral con el objetivo de dar voz a las personas con daño cerebral y sus familias, acompañarles en el proceso de construir nuevos proyectos de vida, sensibilizar a la sociedad sobre su realidad y reclamar a la administración pública la atención y el apoyo especializado que precisan.

Han transcurrido 20 años y, aunque se han producido algunos avances en el reconocimiento y la atención al DCA, la mayoría de las reivindicaciones que dieron origen a las asociaciones y a la federación siguen vigentes.

Es imprescindible que muchos derechos reconocidos se plasmen en hechos reales que garanticen una vida digna para las personas con Daño Cerebral Adquirido. Y para ello consideran fundamental:

  • El reconocimiento de la realidad DCA en el ámbito sanitario. Solicitan el establecimiento de un criterio diagnóstico de Daño Cerebral Adquirido al alta hospitalaria. Ello contribuirá a fijar necesidades y criterios de atención al alta garantizando así la continuidad asistencial.
  • Puesta en marcha de una Estrategia Integral de Atención al DCA por parte de la Administración en sus diferentes niveles competenciales que defina con claridad los modelos de recursos, los protocolos de derivación y las necesidades a nivel territorial y estatal.
  • Activar medidas de urgencia para evitar la exclusión de segmentos de la población con Daño Cerebral Adquirido especialmente sensibles y en situación de desamparo como son las personas en estado vegetativo (síndrome de vigilia sin respuesta o mínima respuesta), los menores con daño cerebral y las personas con trastorno conductual severo

El episodio de daño cerebral tiene un impacto brutal en el entorno familiar. Debe garantizarse la atención a la familia facilitando su acceso a la información, el entrenamiento para afrontar la nueva situación y al apoyo psicológico.

La media de edad de aparición de ictus esta entre los 55 y los 75 años por lo que al ser los españoles más longevos cada año que pasa, tenemos que estar preparados para ampliar estas cifras.

Por Francisco Forte Forte

Se ha realizado un estudio en el trienio 2010-2012 patrocinado por FEDACE donde por ictus se dieron 99.284 altas médicas con probabilidades de secuelas.

Por traumatismos craneoencefálicos 4.937 y por anoxia (carencia casi absoluta de oxígeno en los tejidos del cuerpo o incluso en la sangre) 1.442

En España viven más de 420.000 personas con daño cerebral. Sin embargo, este colectivo es poco conocido, y se encuentra mal atendido tanto en el ámbito sanitario como en el social. De ellos tienen certificado de discapacidad 113.132 personas de los que a 73.307 se les ha reconocido un grado de discapacidad superior al 65%.

En el año 1995 se creó en España La Federación Española de Daño Cerebral con el objetivo de dar voz a las personas con daño cerebral y sus familias, acompañarles en el proceso de construir nuevos proyectos de vida, sensibilizar a la sociedad sobre su realidad y reclamar a la administración pública la atención y el apoyo especializado que precisan.

Han transcurrido 20 años y, aunque se han producido algunos avances en el reconocimiento y la atención al DCA, la mayoría de las reivindicaciones que dieron origen a las asociaciones y a la federación siguen vigentes.

Es imprescindible que muchos derechos reconocidos se plasmen en hechos reales que garanticen una vida digna para las personas con Daño Cerebral Adquirido. Y para ello consideran fundamental:

  • El reconocimiento de la realidad DCA en el ámbito sanitario. Solicitan el establecimiento de un criterio diagnóstico de Daño Cerebral Adquirido al alta hospitalaria. Ello contribuirá a fijar necesidades y criterios de atención al alta garantizando así la continuidad asistencial.
  • Puesta en marcha de una Estrategia Integral de Atención al DCA por parte de la Administración en sus diferentes niveles competenciales que defina con claridad los modelos de recursos, los protocolos de derivación y las necesidades a nivel territorial y estatal.
  • Activar medidas de urgencia para evitar la exclusión de segmentos de la población con Daño Cerebral Adquirido especialmente sensibles y en situación de desamparo como son las personas en estado vegetativo (síndrome de vigilia sin respuesta o mínima respuesta), los menores con daño cerebral y las personas con trastorno conductual severo

El episodio de daño cerebral tiene un impacto brutal en el entorno familiar. Debe garantizarse la atención a la familia facilitando su acceso a la información, el entrenamiento para afrontar la nueva situación y al apoyo psicológico.

La media de edad de aparición de ictus esta entre los 55 y los 75 años por lo que al ser los españoles más longevos cada año que pasa, tenemos que estar preparados para ampliar estas cifras.

Por Francisco Forte Forte

Compartir este post

Repost 0

Applac

  • APPLAC
  • Siendo que tenemos muy presente como Organización Civil nuestra dirección en representar a las personas que padecen de secuela de polio y a sus familias, a los que ya padecen del Síndrome de Post Polio (SPP)
  • Siendo que tenemos muy presente como Organización Civil nuestra dirección en representar a las personas que padecen de secuela de polio y a sus familias, a los que ya padecen del Síndrome de Post Polio (SPP)

Páginas