Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /

litaff-1

 

La Discapacidad solo marca UNA Diferencia ®

 

Sin título1ppp

 

¿Qué ocasiona el Síndrome de la Pospoliomielitis (SPP)?

 

El Síndrome de la Pospoliomielitis (SPP) es ocasionado por la muerte de los terminales de

nervios individuales en las unidades motoras que quedan después del ataque inicial de

poliomielitis. Este deterioro de los terminales de los nervios individuales pudiera ser un

resultado del proceso de recuperación del ataque agudo de poliomielitis. Durante este

proceso de recuperación, en un esfuerzo por compensar la pérdida de células nerviosas

(neuronas), neuronas motoras supervivientes producen terminales nuevos para restaurar el

funcionamiento de los músculos. Esto resulta en grandes unidades motoras que pueden

añadir tensión al cuerpo. Como resultado de este rejuvenecimiento, la persona puede tener

músculos que funcionen normalmente por algún tiempo. Pero, después de cierto número de

años, las neuronas motoras con brotes excesivos pueden no ser capaces de mantener las

demandas metabólicas de todos sus nuevos brotes y ésto puede resultar en un lento

deterioro de los terminales individuales.

El restablecimiento de la función nerviosa puede ocurrir en algunas fibras por segunda vez,

pero, con el tiempo, los nervios terminales quedan destruidos y ocurre una debilidad

permanente. Esta hipótesis concuerda con el curso lento, paulatino e imposible de

pronosticar el SPP. A través de muchos años de estudios, los científicos del Instituto

Nacional de Trastornos Neurológicos y Apoplejía (NINDSNational

Institute of

Neurological Disorders and Stroke), han demostrado que el SPP es una condición que

progresa muy lentamente, marcada por largos periodos de estabilidad.

 

¿Cómo se diagnostica el Síndrome de la Pospoliomielitis (SPP)?

 

Los médicos llegan a un diagnóstico del síndrome después de observar al paciente y

preguntarle acerca de los síntomas. El SPP puede ser difícil de diagnosticar en algunos

casos ya que es difícil determinar qué componente de un déficit neuromuscular es viejo y

qué componente es nuevo. Los profesionales de la salud afirman que la única forma de

estar seguro de que una persona tiene SPP es mediante un examen neurológico, ayudado

por otros estudios de laboratorio que excluyan todos los demás diagnósticos posibles. Los

pacientes visitan al médico periódicamente para evaluar si su debilidad muscular es

progresiva.

La evaluación objetiva de la fuerza muscular en los pacientes de SPP no es fácil. Un

cambio en la fuerza muscular se determina en grupos de músculos específicos, o

extremidades, utilizando diversas escalas musculares, tales como la escala del Consejo de

Investigaciones Médicas (MRC) o escalas que cuantifican la fuerza muscular. Los médicos

utilizan técnicas de imágenes de resonancia magnética (MRI), neuroimágenes y estudios

electrofisiológicos, biopsias musculares y análisis del líquido espinal como herramientas

para investigar el curso del debilitamiento en la fuerza muscular.

Una vez que se diagnostica el síndrome (SPP), algunos pacientes se preocupan de que

tienen de nuevo poliomielitis o incluso esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Generalmente,

el síndrome de la pospoliomielitis (SPP) no pone en peligro la vida. La única excepción es

la de los pacientes que experimentan deterioro respiratorio agudo. Los estudios han

demostrado que, en comparación con grupos de control, los pacientes de SPP carecen de

una elevación de anticuerpos contra el virus de la poliomielitis y, puesto que el SPP afecta

sólo a ciertos grupos de músculos, no se considera como una reaparición de la poliomielitis

original. Además, no existen pruebas de que el virus de la poliomielitis pueda ocasionar una

infección persistente en los seres humanos. Otros estudios han demostrado que la esclerosis

lateral amiotrófica (ELA), que debilita progresivamente los músculos, no ocurre más

frecuentemente en los pacientes de SPP y que el SPP no es una forma de esclerosis lateral

amiotrófica.

 

¿Cómo se trata el Síndrome de la Pospoliomielitis (SPP)?

 

Los científicos están trabajando en una amplia serie de posibilidades de tratamiento para los

pacientes con SPP, entre ellos, tratamientos medicamentosos, algunos de los cuales son

prometedores. Los médicos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) han intentado tratar

a los pacientes de SPP con interferón alfa 2 recombinante, pero el tratamiento ha resultado

ineficaz. Un estudio en el que los pacientes de SPP recibieron altas dosis de prednisona

mostró una ligera mejoría en su condición, pero los resultados no fueron estadísticamente

significativos. Esto, además de los efectos secundarios del fármaco, condujeron a los

investigadores a recomendar que la prednisona no se utilizase para tratar el SPP.

En un esfuerzo por reducir la fatiga en los pacientes de SPP, los científicos realizaron un

estudio utilizando bajas dosis del medicamento piridostigmina y hallaron que sí reducía la

fatiga en algunos pacientes. Prosigue la investigación con este medicamento. En un estudio

controlado realizado por los científicos del NIH, el medicamento amantadina no ayudó a

reducir la fatiga. Los científicos también están realizando más investigación sobre el uso de

la selegilina, medicamento que en un informe anecdótico se creyó que mejoraba el vigor de

los pacientes de SPP.

El futuro del tratamiento de los pacientes de SPP puede centrarse en los factores del

crecimiento de los nervios. Los científicos de NINDS tienen planes de iniciar una prueba

controlada, de centros múltiples, para determinar si el factor de crecimiento similar a la

insulina (IGF1)

puede realzar la capacidad de las neuronas motoras para producir nuevos

ramales, mantener los ramales existentes y rejuvenecer la sinapsis (el espacio entre las

células nerviosas donde las señales pasan de una célula a otra). Un estudio preliminar está

en proceso de realización. Puesto que el SPP resulta de la degeneración de los brotes de

nervios, el IGF1

puede atacar al núcleo del problema y puede ayudar a generar nuevos

brotes. Otros factores de crecimiento que ahora se están investigando tienen propiedades

similares.

 

¿Cuál es el papel del ejercicio en el tratamiento del SPP?

 

Se ha debatido mucho sobre si promover o desalentar el ejercicio para los supervivientes de

la poliomielitis o las personas que ya tienen SPP. Algunos médicos consideran que

demasiado ejercicio puede empeorar la condición del paciente y que el descanso le

preservará energía. Estos médicos piensan que los pacientes desgastarán sus músculos

usándolos excesivamente en actividades de ejercicio. Sin embargo, otros consideran que

esta noción no tiene fundamento y no está científicamente documentada.

Existe bastante falta de información sobre este tema y muchos médicos no saben qué efecto

tiene el ejercicio en las personas con SPP. Un enfoque de sentido común, en el que los

 

pacientes utilizan la tolerancia individual como límite, se recomienda actualmente. La

tolerancia es el nivel al que uno comienza a sentir incomodidad o fatiga. Los investigadores

de NIH están abordando la cuestión del ejercicio, no sólo para determinar si el ejercicio

ayuda, es nocivo o ineficaz, sino también para definir el tipo más eficaz de ejercicio:

isotónico, isométrico, isocinético o repetitivo.

 

¿Puede prevenirse el Síndrome de la Pospoliomielitis (SSP)?

Las personas que han sobrevivido la poliomielitis preguntan a menudo si existe una forma

de evitar el SPP. En la actualidad, no se ha encontrado prevención alguna. Pero los médicos

recomiendan que quienes han sobrevivido la poliomielitis sigan prácticas estándar de un

estilo de vida saludable: una dieta bien equilibrada, ejercicio moderado y visitas regulares

al médico.

 

¿Qué investigación se está realizando?

Los científicos trabajan en distintas investigaciones que pueden ayudar algún día a las

personas con SPP. Algunos científicos dedicados a la investigación básica están estudiando

el comportamiento de las neuronas motoras muchos años después de un ataque de

poliomielitis. Otros analizan el mecanismo de la fatiga y tratan de dilucidar información del

cerebro, los músculos y las uniones neuromusculares (el lugar en el que una célula nerviosa

se une a la célula muscular a la que ayuda a activar). Los intentos por determinar si existe

un vínculo inmunológico en el SPP también constituyen un área de intenso interés. Los

investigadores que descubrieron la inflamación alrededor de las neuronas motoras en el

músculo están tratando de determinar si esta inflamación se debe a una respuesta

inmunológica.

Otros investigadores buscan el virus de la poliomielitis, o versiones mutadas del mismo,

fragmentos del cual se han ampliado a partir del líquido espinal. Se desconoce, no obstante,

el significado de este resultado, y se está realizando más investigación al respecto.

 

¿Dónde puedo encontrar más información?

Para obtener información adicional sobre los programas investigación del NINDS, contacte

a la Unidad de Recursos Neurológicos y Red de Información del Instituto (BRAIN por su

sigla en inglés) en:

BRAIN

P.O. Box 5801

Bethesda, MD 20824

(800) 3529424

http://www.ninds.nih.gov/

 

La información también está disponible de las organizaciones siguientes:

PostPolio

Health International

4207 Lindell Blvd.

#110

St. Louis, MO 631082915

info@postpolio.

org

http://www.postpolio.

org/

Tel: 3145340475

Fax: 3145345070

March of Dimes Birth Defects Foundation

1275 Mamaroneck Avenue

White Plains, NY 10605

askus@marchofdimes.com

http://www.marchofdimes.com/

Tel: 9144287100

888MODIMES

(6634637)

Fax: 9144288203

"El Síndrome de la Pospoliomielitis", NINDS. Febrero 2002

Publicación de NIH 004030

Preparado por: Office of Communications and Public Liaison

National Institute of Neurological Disorders and Stroke

National Institutes of Health

Bethesda, MD 20892

El material del NINDS sobre la salud se ofrece solamente para propósitos informativos y no significa un

endoso ni la posición oficial del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes

Cerebrovasculares o de ninguna otra agencia federal. Cualquier recomendación sobre el tratamiento o cuidado

de un paciente en particular debe obtenerse a través de una consulta con un médico que lo haya examinado o

que esté familiarizado con el historial médico de dicho paciente.

Toda la información preparada por el NINDS es de dominio público y se puede reproducir libremente. Se

agradece que se le dé el crédito correspondiente al NINDS o a los NIH.

Revisado July 26, 2006

Compartir esta página

Repost 0
APPLAC

Applac

  • APPLAC
  • Siendo que tenemos muy presente como Organización Civil nuestra dirección en representar a las personas que padecen de secuela de polio y a sus familias, a los que ya padecen del Síndrome de Post Polio (SPP)
  • Siendo que tenemos muy presente como Organización Civil nuestra dirección en representar a las personas que padecen de secuela de polio y a sus familias, a los que ya padecen del Síndrome de Post Polio (SPP)

Páginas